Psoriasis – Síntomas, tipos y causas

Psoriasis – Síntomas, tipos y causas

La psoriasis es una enfermedad autoinmune crónica y bastante frecuente, que provoca la aparición de manchas y escamas secas y rojas en la piel. El sarpullido a menudo desaparece por un tiempo, pero luego vuelve a aparecer, a menudo como resultado de un desencadenante psicosomático, como el estrés.

Se cree que ocurre cuando el sistema inmunológico comienza a producir células de la piel demasiado rápido.

La psoriasis afecta a alrededor del 3 % de la población mundial y a unos 7,5 millones de personas en los Estados Unidos (EE.UU.).

Afecta por igual a hombres y mujeres. Puede comenzar a cualquier edad, pero es más común entre los 15 y 35 años de edad, y de nuevo entre los 50 y 60 años. La edad media es de 28 años.

Alrededor del 15 % de los casos surgen antes de los 10 años de edad.

Síntomas

Las células de la piel se desprenden todo el tiempo, pero en la psoriasis, tanto las células muertas como las vivas se acumulan en la superficie de la piel, porque el proceso de reemplazo es muy rápido.

Los principales síntomas de la psoriasis son:

  • Manchas rojas, escamosas, con costras, cubiertas de escamas plateadas que se desprenden fácilmente
  • Picor y ardor intensos

Sin embargo, los síntomas pueden diferir según el tipo. La gravedad puede variar de leve a severa.

Según la Fundación Nacional de Psoriasis:

  • la psoriasis leve cubre menos del 3 por ciento del cuerpo
  • la psoriasis moderada afecta entre el 3 y el 10 por ciento
  • la psoriasis grave cubre más del 10 por ciento del cuerpo.

Alrededor del 80 por ciento de las personas tienen psoriasis leve y el otro 20 por ciento tiene psoriasis de moderada a grave.

La psoriasis puede afectar cualquier parte del cuerpo, pero aparece principalmente en forma de pequeñas manchas en los codos, las rodillas, la parte baja de la espalda y el cuero cabelludo.

Tipos

Existen varias formas de psoriasis.

Psoriasis en placas

Aproximadamente del 80 al 90 % de las personas con psoriasis la presentan en placas. Aparece como lesiones elevadas, inflamadas y rojas, cubiertas por escamas plateadas y blancas, generalmente en los codos, las rodillas, el cuero cabelludo y la parte baja de la espalda.

Psoriasis inversa

La psoriasis inversa aparece en las axilas, la ingle, debajo de los senos y en otros pliegues de la piel, como alrededor de los genitales y las nalgas. Primero aparece como lesiones rojas, generalmente sin la escala asociada con la psoriasis en placas. Puede parecer suave y brillante.

La irritación por el roce y la sudoración puede empeorarla, debido a su ubicación en los pliegues de la piel y en las áreas sensibles. Es más común en personas con sobrepeso y en aquellas con pliegues profundos de la piel. Puede afectar el área genital.

Psoriasis eritrodérmica

La psoriasis eritrodérmica es una forma particularmente inflamatoria que puede afectar a grandes partes de la superficie corporal con un enrojecimiento intenso. Eritema significa enrojecimiento.

Generalmente aparece en personas con psoriasis inestable en placas, donde las lesiones no están claramente definidas. También puede haber exfoliación o desprendimiento de la piel, picazón intensa y dolor.

La psoriasis eritrodérmica está relacionada con un desequilibrio en la homeostasis del cuerpo. Esto puede causar pérdida de proteínas y líquidos que puede llevar a una enfermedad grave.

También se puede presentar edema o hinchazón debido a la retención de líquidos, especialmente alrededor de los tobillos. El cuerpo puede tener dificultad para regular su temperatura y esto puede causar escalofríos.

La psoriasis eritrodérmica también puede desencadenar infección, neumonía e insuficiencia cardíaca congestiva.

Las complicaciones de la psoriasis eritrodérmica pueden ser potencialmente mortales. Cualquier persona que pueda tener síntomas de esta afección debe consultar a un médico de inmediato.

Las personas con casos graves de esta afección pueden pasar tiempo en el hospital.

Psoriasis en gotas

La psoriasis guttata suele comenzar en la infancia o en los primeros años de la vida adulta. Aparece como pequeñas manchas rojas e individuales en la piel que normalmente no son tan gruesas o con costra como las lesiones de la psoriasis en placas.

Una variedad de afecciones pueden desencadenarlo, incluyendo infecciones de las vías respiratorias altas, infecciones estreptocócicas, amigdalitis, estrés, lesiones en la piel y el uso de ciertos medicamentos, incluyendo antipalúdicos, litio y betabloqueadores.

Esta forma de psoriasis puede desaparecer por sí sola y no volver a aparecer, o puede desaparecer por un tiempo y reaparecer más tarde como parches de psoriasis en placas.

Psoriasis pustulosa

La psoriasis pustular afecta más a los adultos que a los niños, y representa menos del 5 por ciento de los casos de psoriasis.

Aparece como pústulas blancas, o ampollas, de pus no infeccioso, rodeadas de piel roja. Puede afectar ciertas áreas del cuerpo, por ejemplo, las manos y los pies, o la mayor parte del cuerpo. No es una infección y no es contagiosa.

La psoriasis pustular tiende a seguir un ciclo, en el cual el enrojecimiento de la piel es seguido por la formación de pústulas y escamas.

Artritis psoriásica

Hasta un 40 por ciento de las personas con psoriasis tienen inflamación articular con síntomas de artritis, conocida como artritis psoriásica.

Esto causa inflamación y daño progresivo a las articulaciones. Es más común entre las edades de 30 a 50 años.

Otras complicaciones

Las personas con enfermedad psoriásica suelen experimentar exclusión social y baja autoestima. Junto con el malestar físico, la picazón y el dolor de la psoriasis, ésto puede afectar su calidad de vida.

Tal vez como resultado de estos factores, la psoriasis se ha relacionado con la depresión.

La psoriasis también se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y otras condiciones de salud.

Causas

La psoriasis es una enfermedad autoinmune. Se produce cuando ocurre un problema con el sistema inmunológico.

En el sistema inmunológico están involucradas un tipo de células conocidas como células T. Un desencadenante hace que las células T se comporten como si estuvieran luchando contra una infección o curando una herida. Producen sustancias químicas que causan inflamación.

En la psoriasis, ésto conduce a un crecimiento excesivo de las células de la piel y a la inflamación.

Normalmente, las células de la piel tardan entre 21 y 28 días en reemplazarse, pero en los pacientes con psoriasis, tardan entre 2 y 6 días.

No está claro qué desencadena esta reacción, pero las personas con psoriasis pueden descubrir que el estrés y la ansiedad, otras lesiones en la piel, las infecciones y los cambios hormonales pueden provocar un brote.

Los medicamentos que pueden desencadenarlo incluyen: el  litio, antimaláricos, quinidina y la indometacina. Algunas personas asocian la psoriasis con alergias, dieta y cambios bruscos de clima, pero ésto no está comprobado.

La psoriasis no es contagiosa.

Factores de riesgo

Algunos factores aumentan la probabilidad de desarrollar psoriasis.

Estos incluyen

  • Tener enfermedades cardiovasculares y síndrome metabólico
  • Traumatismos en la piel
  • Antecedentes familiares

Aproximadamente 1 de cada 3 personas con un pariente cercano con psoriasis desarrollará la afección. Si uno de los padres tiene psoriasis, hay un 10 por ciento de probabilidades de desarrollarla, y si ambos padres la tienen, la probabilidad es del 50 por ciento.

Ésto sugiere un componente genético subyacente, pero la enfermedad puede no se activa  a menos que un factor ambiental la desencadene. Se cree que al menos el 10 por ciento de la población tiene el gen que causa la psoriasis, pero sólo entre el 2 y el 3 por ciento de las personas la desarrollan.

Entre las personas más jóvenes, la psoriasis puede aparecer después de una infección, en particular la amigdalitis estreptocócica. Entre el 33 y el 50 por ciento de los jóvenes con psoriasis notarán un brote entre 2 y 6 semanas después de un dolor de oídos o una infección respiratoria como faringitis estreptocócica, bronquitis o amigdalitis.

Diagnóstico de la psoriasis

Una persona que tiene un sarpullido persistente que no desaparece con un tratamiento de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés) debe considerar preguntarle a un médico al respecto.

El médico observará los síntomas y preguntará acerca de los antecedentes personales y familiares, y puede realizar una biopsia de piel.

No hay exámenes de sangre para confirmar  la psoriasis.

Tratamiento de la psoriasis

Si se confirma el diagnóstico, el tratamiento dependerá del tipo y la gravedad de la afección. Las principales opciones incluyen la terapia tópica, la terapia sistémica y la fototerapia.

Tratamiento tópico

El tratamiento tópico se aplica directamente sobre la piel. Suele ser la primera línea de tratamiento, y el objetivo es ralentizar el crecimiento de las células de la piel y reducir la inflamación. Estos tratamientos están disponibles sin receta médica (OTC) o con receta médica, e incluyen esteroides y no esteroides.

Para ayudar a reducir la picazón, se dispone de lo siguiente:

  • Un producto queratolítico puede ayudar a eliminar la piel descamada. Las opciones de venta libre pueden contener ácido salicílico, ácido láctico, urea o fenol.
  • Los productos de venta libre, como calamina, hidrocortisona, alcanfor, clorhidrato de difenhidramina (HCl), benzocaína y mentol, pueden ayudar, pero también pueden resecar la piel. La persona afectada debe ver qué es lo que funciona mejor.

Terapias sistémicas

Las terapias sistémicas funcionan a través del sistema corporal. Algunos afectan a todo el sistema y se utilizan en personas con psoriasis moderada a grave y artritis psoriásica. Éstos se toman por vía oral o por inyección e incluyen: acitretina, ciclosporina y metotrexato.

Los medicamentos biológicos son un tipo de terapia sistémica. Un medicamento llamado biológico es un fármaco a base de proteínas, que se fabrica a partir de células vivas cultivadas en un laboratorio. Los biológicos se dirigen para trabajar directamente con las células T específicas que están asociadas con la psoriasis.

Fototerapia

La fototerapia es la terapia de luz. La piel se expone regularmente a la luz ultravioleta, ya sea en el consultorio del médico o en casa. Esto se hace bajo supervisión médica. No se recomiendan las cámaras de bronceado como sustituto.

Remedios caseros de la psoriasis

No es posible evitar la psoriasis, pero algunas estrategias pueden ayudar a las personas a lidiar con ella.

Los consejos incluyen:

  • Reducir el estrés haciendo yoga, ejercicio, meditación o ambas cosas.
  • Llevar una dieta equilibrada y mantener un peso saludable
  • Reconocer y evitar los alimentos desencadenantes
  • Unirse a un grupo de apoyo o blog para hablar con otras personas con una experiencia similar
  • No fumar ni beber alcohol en exceso

Los remedios caseros para reducir la picazón incluyen:

  • Mantener la piel hidratada: Un dermatólogo puede recomendar un producto adecuado
  • Ducharse con agua fría hasta por 10 minutos, o usar una compresa fría. Evite las duchas calientes, ya que pueden secar la piel.

No te pierdas estos artículos y estudios sobre la psoriasis que te ayudaran a conocerla en profundidad:

https://www.niams.nih.gov/health-topics/psoriasis

https://medlineplus.gov/psoriasis.html

https://www.betterhealth.vic.gov.au/health/ConditionsAndTreatments/psoriasis

https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/psoriasis/symptoms-causes/syc-20355840

https://www.psoriasis.org/about-psoriasis/causes

https://www.ohsu.edu/xd/health/services/dermatology/our-services/specialty-services/psoriasis.cfm